Introducción

¡NUEVO FORMATO DE LIBRO IMPRESO!

Los que me seguís desde hace un tiempo, os extrañará ver que los capítulos ya no están disponibles en este blog. Quiero pediros disculpas por ello. Muchos me habéis apoyado y me habéis escrito lindos comentarios y os estoy muy agradecida por ello. He decidido dar un salto cualitativo y publicar mi historia en formato de libro en Amazon. Lo he editado, corrigiendo errores ortográficos y de expresión. Mi intención no es tanto ganar dinero con ello como llegar a un público más amplio; espero que lo entendáis. Para poder entrar en las promociones de Amazon y darle más publicidad para llegar a más gente, he tenido que quitar la publicación de este blog. Si veo que a la gente le gusta, terminaré de escribir los capítulos que tenía pendientes, aunque es una historia larga que intuyo dará lugar para hasta tres libros. De hecho, ya he empezado con el segundo. A cambio de no continuar escribiendo aquí, he abierto sendas cuentas en gemaesposacaliente.tumblr.com y twitter.com/hotwifegema en la que os iré contantando mis aventuras actuales y os responderé a vuestras preguntas (seguiré también respondiendo a las preguntas que hagáis aquí). A tener en cuenta, lo hechos que relato en mi libro acerca de mis inicios, han ocurrido hace unos cuantos años, por lo que la Gema que encontraréis en tumblr tiene quizá una mayor madurez en cuanto a su sexualidad se refiere. Quizá demasiada.

El libro está disponible en formato Kindle en Amazon y también desde el 7 de Febrero de 2017 en formato de libro impreso. El formato de libro empreso además incluye algunas fotos mías en sus páginas interiores. Los que compréis la edición impresa, podréis descargar gratis de Amazon el formato de libro Kindle.

Libro impreso: ISBN-13: 978-1542930581                           ISBN-10: 1542930588 

Libro Kindle: ASIN B01N3ZH7RS 

Si decidís comprar el libro, por favor tomaros la molestia de escribir en Amazon vuestra valoración, que espero que sea positiva. De esta forma, Amazon le dará más visibilidad y este estilo de vida llegará al conocimiento de más gente.

Gracias y besos.
Gema

Os dejo a continuación la introducción y el primer capítulo de mi historia.


“Solamente las chicas buenas mantienen un diario. Las chicas malas nunca tienen tiempo para eso.” – Tallulah Bankhead

Mi nombre es Gema. Tengo 39 años y esta es mi historia de cómo mi marido me convirtió en una hotwife y cómo al final obtuvo quizá más de lo que esperaba y de lo que quería. Se trata de una novela erótica autobiográfica, escrita por una mujer y para mujeres. Naturalmente, para preservar la intimidad, he modificado algunas cosas e indicativo de ello es la alteración de la escritura de mi nombre en la historia. Quiero compartir mis propias experiencias con vosotros, para que más parejas, sobre todo las mujeres, conozcan otras opciones sexuales alternativas a las de una casta y devota vida matrimonial. Y sí, la foto de la portada es mía.

Mi marido Daniel es un cornudo consentidor y llevaba varios años rogándome que me liara con otro. A muchos de vosotros esto os sonará raro, pero no lo es tanto. Es una tendencia sexual que existe desde que hay hombres y mujeres y hasta tiene nombre propio: keratafilia. Lo que sucede es que en la sociedad siempre ha estado mal visto, motivo por el cual se ha ocultado, pero es una tendencia sexual tan válida como cualquier.

Dicho esto, a mí sí que me sonaba raro al principio, por lo que no os culpo. Pero a Daniel le excitaba mucho pensar que podría tener una aventura consentida con otro hombre y para qué negarlo, una vez despierta la fantasía en mí, yo también sentía cierta excitación. Quizá yo fuese demasiado convencional o incluso puritana (me educaron unas monjas y solamente había besado a tres hombres en mi vida: uno solamente fue un beso sin importancia, otro fue mi primer novio que me desvirgó y el tercero es Daniel), pero yo ni siquiera me había sentido atraída por otro hombre desde que me casé. Esta fantasía me parecía extraña y aunque excitante, también me parecía suficiente dejarla en eso, en una fantasía.

Pero Daniel llevaba un tiempo que me insistía casi todos los días, por lo que al final cedí. Sin embargo, ambos recibimos más de lo que esperábamos - quizá demasiado - aunque conociendo a Daniel, quizá él sí que anhelaba incluso este extremo. En nuestra vida se ha roto la monotonía y nos sentimos más vivos que nunca. También nos sentimos más unidos y felices, aunque cada uno a su manera, pues lo que yo recibo, no tiene nada que ver con lo que recibe Daniel.